Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


start

Próximamente más info …

VII Jornadas de Difusión y Exhibición de Robótica Experimental 2018

Competencias programadas

IV competencia abierta modalidad "Laberinto"

II competencia abierta modalidad "Tumbalatas"

Revisión técnica

Según los reglamentos todos los robot deberán pasar por una revisión técnica previa al evento, aquellos equipos que no sean de Concordia por favor comunicarse para coordinar la revisión.

Reglamentos

Competencias previas

Fotos

Links

Historia del laberinto

Extracto del libro Los Egipcios de Isaac Asimov

La XII Dinastía alcanzó el cenit de su poder y prosperidad bajo Amenemhat III, que gobernó cerca de medio siglo, de 1842 a 1797 a.C. Durante su reinado, el poderío egipcio se extendió de la Tercera Catarata al interior de Siria, es decir, a lo largo de 1.500 km.

La población, según las opiniones de los estudiosos, rondaría, por esta época, alrededor del millón y medio de habitantes. Nunca, sin embargo, el poder personal del más grande de los reyes del Imperio Medio alcanzó al de los constructores de pirámides del Imperio Antiguo.

Amenemhat III expresó el poderío de su reino, arquitectónicamente, edificando dos pirámides de unos 73 metros de alto. Además, construyó estatuas colosales que le representaban, junto a un complicado grupo de palacios, todo ello rodeado por un solo muro, a lo largo de las orillas del lago Moeris. Estas construcciones sirvieron, en parte, como tumbas.

Las demostraciones de fuerza y poderío no habían bastado para preservar las momias de los constructores de pirámides, por lo que Amenemhat III trató de usar la astucia para confundir a los potenciales ladrones de tumbas por lo intrincado de la construcción en vez de mantenerlos alejados por la masa.

Heródoto quedó estupefacto ante este complicado palacio, al que consideró una maravilla superior a las pirámides. Nos habla de sus tres mil quinientas habitaciones, la mitad de las cuales se encontraban por encima y la otra mitad por debajo del nivel del suelo (no se le permitió entrar en las habitaciones subterráneas que, naturalmente, eran cámaras funerarias). Heródoto también describe sus múltiples e intrincados pasadizos.

Los egipcios denominaron esta estructura con una palabra que significaba «el templo a la entrada del lago». Los griegos convirtieron esta expresión egipcia en labyrinthos, en español «laberinto». La palabra se utiliza actualmente para denominar cualquier intrincado conjunto de pasadizos

Contactos

Mario Chury email mrhchury[@]frcon.utn.edu.ar
Pablo Moreira email pablo[@]frcon.utn.edu.ar

start.txt · Última modificación: 2017/10/22 12:49 por jorge